Técnica

Climatización frío: El acondicionamiento climático se lleva a cabo mediante la instalación de equipos autónomos con tecnología inverter para que los módulos puedan ser conectados de manera libre e independiente por los usuarios. Su instalación dependerá del emplazamiento elegido y de las necesidades de los usuarios. Los equipos interiores son compactos e individuales para cada módulo climatizable. Estos aparatos no tienen unidad externa, por lo que su vida útil es mayor, su mantenimiento menor, y además no deterioran la estética exterior del edificio.
 

calor verde

 

Climatización calor: Para las versiones de climas más exigentes se plantea la instalación de un sistema de calefacción por radiadores de placas de calor infrarrojo alojadas en el techo, que aprovecha el 95% de la energía. Calienta directamente los cuerpos en lugar del aire, sin pérdidas de eficiencia por emisión de luz o calentamiento del aire como transmisor del calor, consiguiendo ahorros entre el 35% y el 50% respecto al resto de sistemas de calefacción tradicionales. Posee la máxima eficiencia energética (A++). Es una calefacción homogénea de reducidas dimensiones, poco peso, fácil de instalar, que no genera residuos, ruidos ni vibraciones y con un mantenimiento nulo.

Ventanas y puertas exteriores: Los huecos exteriores están resueltos con carpinterías metálicas de aluminio con rotura de puente térmico (RPT) o de PVC, que alojan vidrios aislantes anti-rotura con homologación P4A. La clase de vidrio es de seguridad tipo climalit, compuesto de exterior a interior por lámina de vidrio sencillo de 4 mm + 2 butirales + vidrio sencillo de 4 mm, cámara de aire y vidrio interior de 4 mm. Esta opción elimina la utilización de cerrajería exterior. Se da la opción de colocar una gran variedad de vidrios: baja emisividad, con protección solar o sin ella en función de la ubicación y orientación de la vivienda.
1 2 3 4 5 6 7